lunes, 23 de febrero de 2015

COMUNIDAD MARCIAL Y CODÍGO DE CONDUCTA

En el pasado curso de Sifu Salvador en TAOWS Jerez, comenzamos hablando de la tradición y de los rituales en las artes marciales, sobre todo, en nuestro sistema Wing Tsun. Sifu hizo hincapié en mantener las costumbres y tradiciones de nuestro sistema, porque eso nos hará no solo mejores personas, sino mejores artístas marciales y creará un clima de entrenamiento propicio para practicar.
Pero para que este clima se de, es preciso primero que haya una comunidad de practicantes. Definamos brevemente qué es una comunidad: Un grupo homogéneo, que permita el trato fraternal entre sus miembros motivados por unos intereses comunes, que este caso son el estudio del WING TSUN.

Para que este grupo o comunidad prospere es necesario unas normas que propicien la convivencia y la práctica: un código de conducta.
El código de conducta de aquel que sigue el Camino de Vida que son las Artes Marciales debe incluir los siguientes puntos:
* Respeto por la vida humana y por la integridad física y moral de nuestros semejantes. Por lo que sólo emplearemos nuestros conocimientos marciales en casos muy extremos, e intentando siempre causar el menor daño a nuestro o nuestros oponentes. Claro que en el caso de que sea necesario, es mejor que los frutos de la violencia los recoja aquel que los sembró. Sin este principio un artista marcial podría abusar de sus conocimientos y dañar a gente inocente.
* Cuidado constante de los más altos principios morales, los cuales deben regir la interacción con sus semejantes, o lo que es lo mismo, ser un excelente ser humano y ejemplo para los demás.
* Tener siempre una conducta intachable en su práctica marcial, tanto en el pensamiento como en los actos. A esta moralidad los chinos la llaman Wu Te, e incluye: la moralidad del acto y la moralidad de la mente, de la que más adelante hablaremos. 

PRINCIPIOS MORALES
Los principios morales que deben regir en todo momento la conducta del practicante de Wing Tsun con respecto a los demás, tan sólo por ser humano, son los siguientes: justicia, honestidad, sinceridad, cortesía, magnanimidad, diligencia, buena fe y bondad.
* Justicia. El ser justo consiste en dar a cada uno lo que es suyo o lo que se merece, y en valorar acertadamente las acciones y las circunstancias de la vida cotidiana, actuando en consecuencia. Por ello debemos ser siempre imparcial, objetivo y recto en todo momento y en toda situación. Aunque es difícil serlo.
* Honestidad. Somos honestos y honrados cuando nos comportamos de acuerdo con las normas morales por las que nos guiamos, cumpliendo con todo aquello a lo que nos comprometemos, lo cual se convierte en un deber, una obligación libremente elegida, pero obligación al fin y al cabo. 
* Sinceridad. Es la cualidad moral por la cual una persona se expresa con franqueza y sin falsedad, esto es, dice lo que piensa o siente sin ninguna doblez o malintención.
* Cortesía. Está compuesta por las reglas de protocolo y comportamiento, esto es, por los actos con los que manifestamos en todo momento el respeto o el afecto por los demás.
* Magnanimidad. Es el término por el cual designamos a esa cualidad moral que es la grandeza de espíritu, que se manifiesta en saber perdonar las faltas y los errores de los demás.
* Diligencia. Consiste en realizar cualquier cosa que hagamos con prontitud y cuidado para que a su término esté elaborada lo mejor posible.
* Buena fe. Es simplemente el actuar sin malas intenciones, lo cual nos lleva a la siguiente.
* Bondad. Que es la inclinación a hacer el bien con generosidad, lo cual suaviza el carácter aunque este se mantenga firme. ¡Cuidado!: no se debe confundir la suavidad con la debilidad, al contrario, como dice la máxima taoísta: "Lo suave prevalece, mientras que lo rígido perece".

MORALIDAD DEL ACTO
La moralidad del acto se refiere a la relación del estudiante con su Maestro, con sus compañeros de entrenamiento y con el resto de sus semejantes, e incluye las siguientes cualidades o virtudes: humildad, respeto, rectitud, confianza y lealtad.
* Humildad. Es la actitud por la cual una persona reconoce sus fracasos y debilidades (pues nadie es perfecto), al tiempo que no presume de sus logros, éxitos o victorias. Esto, aunque pueda parecer un síntoma de debilidad lo es de fuerza, ya que el que es humilde lo es por elección. Por otra parte, el que sigue estas premisas y es superior técnicamente no se debe vanagloriarse de ello, puesto que nada tiene que demostrar, es humilde y moralmente superior.
* Respeto. En este caso consiste en el acatamiento que el estudiante de artes marciales tiene a las indicaciones de su Maestro, además de seguir una serie de reglas de comportamiento y cortesía hacia su Maestro, sus compañeros (veteranos y novicios) y el lugar donde estudia y practica su arte marcial.
Ese respeto ha de ser igual que el que tenemos con nuestros parientes y familiares. 
* Rectitud. Esta virtud se fundamenta en ser íntegro, esto es, hacer lo que es justo, lo que debe hacerse, aunque la acción suponga un agravio para nosotros mismos.
* Confianza. Consiste en el ánimo y el vigor para obrar que tiene aquel que tiene seguridad en sí mismo.
* Lealtad. Es el cumplimiento de lo que exigen las leyes de la fidelidad y el honor, esto es, hacernos dignos de la fe que otra persona ha puesto en nosotros y no fallarla, cumpliendo con las obligaciones que nos hemos impuesto a favor de esa persona.
Estas cualidades presentan al artista marcial que sigue el Camino como un ser superior, pues, como dice Lao ZI en su Dao De Qing: "El que vence a los demás es poderoso, pero el que se vence a si mismo es en verdad el Poder personificado". Y vencerse a si mismo implica los principios antes descritos, pues la esencia del hombre es de naturaleza egoísta y estas cualidades en su mayor parte indican una gran desapego personal, ya que voluntariamente deja de ser "el centro del universo" y se coloca por debajo de sus semejantes.

MORALIDAD DE LA MENTE
La moralidad de la mente se refiere al desarrollo del carácter del practicante durante el entrenamiento. El artista marcial debe practicar con: voluntad, resistencia, perseverancia, paciencia y valor.
* Voluntad. Es la facultad de hacer o no hacer realidad la intención o deseo de efectuar algo. Esto se funde con otra cualidad importante que es la determinación, que aparece cuando una persona tiene decisión y firmeza de carácter.
* Resistencia. Es la capacidad de aguante al sufrimiento o dolor. Sin este aguante el artista marcial no podrá perseverar, pues la técnica física implica dolor e incomodidades que deben ser resistidas para poder evolucionar dentro del Arte.
* Perseverancia. Consiste en mantenerse constante en la consecución de lo comenzado, ya que la única manera de llegar a ser un experto en artes marciales es el entrenar de manera constante y sacrificada.
* Paciencia. Es la facultad de saber esperar con tranquilidad y sosiego cuando algo se desea mucho, y que en el caso que nos ocupa se traduce en tener paciencia en conseguir resultados. Esta, por desgracia, es una cualidad que escasea en los nuevos aspirantes de cualquier arte, que piensan que se puede llegar a ser un alumno avanzado en pocos meses, cuando se necesitan largos años de entrenamiento, sufrimiento y mucha perseverancia.
* Valor. Es la capacidad del espíritu que nos lleva a enfrentarnos al miedo y superarlo, a pesar de enfrentarnos al peligro. Ese valor que cultivamos día a día en el Kwoon, nos ayuda a ser valientes en la vida cotidiana.

Todo practicante de Wing Tsun debe pensar que nuestro sistema es un Camino que no termina hasta el día de su fallecimiento, por lo que, teniendo durante toda la existencia estas cualidades se llegará a adquirir el Conocimiento; la falta de una de ellas equivaldría a una fisura que iría agrandándose cada día hasta la ruptura del estudiante con nuestra Vía.
Terminamos con el código de conducta que el gran Maestro Ip Man pasó a sus alumnos:
  1. Permanece disciplinado -- Compórtate éticamente como artista marcial.
  2. Ejerce la cortesía y la honradez -- Sirve a la comunidad y honra a tu familia.
  3. Quiere a tus compañeros de clase -- Permaneced unidos y evitad conflictos.
  4. Limita tus deseos y afán por los placeres materiales -- Conserva el espíritu correcto.
  5. Entrena con diligencia y conviértelo en un hábito -- Mantén tus habilidades.
  6. Aprende a desarrollar la tranquilidad de espíritu -- Abstente de discusiones y peleas.
  7. Participa en la sociedad -- Se moderado, culto y educado en tus maneras.
  8. Ayuda el débil y al muy joven -- Usa tu habilidad marcial para el bien de la humanidad.
  9. Transmite la tradición -- Preserva este arte chino y sus normas de conducta.

viernes, 30 de enero de 2015

MOTIVACIÓN EN EL ENTRENAMIENTO.


Muchas veces tenemos la impresión, cuando comenzamos la habitual clase, que el clima está cargado y que no hay un ambiente óptimo para el entrenamiento. Ya sea por falta de concentración, motivación o porque en general todos los alumnos y alumnas llegan con los problemas de casa, trabajo, etc.
En otras ocasiones es a la inversa, nosotros los profesores llevamos a kwoon esos mismos problemas y muchas veces no sabemos qué hacer.

A continuación os daré algunas claves que debemos plantearnos nosotros como instructores  y por supuesto también a nuestros alumnos. Estas cuestiones están basadas en la inteligencia emocional de las que tanto se habla últimamente.

La primera cuestión que debemos plantearnos antes de comenzar nuestra clase es: ¿ Estoy presente? ¿ En el aquí y en el ahora? 
Es decir, estoy enfocado en lo que voy a comenzar en este momento, sé qué es lo que quiero transmitir y  qué quiero potenciar en mis alumnos. 
Del mismo modo, los alumnos y alumnas han de hacerse esa pregunta. ¿Sé que estoy en un clase de artes marciales? Sé que tengo que dejar todo atrás y enfocar mi atención en el entrenamiento. 
Esta cuestión nos hará mucho más libres mentalmente y nos ayudará a concentrarnos y a entrenar con el espíritu de TAOWS: Solo puede oírse el ruido del entrenamiento. Nada de hablar y comentar mientras practicamos.


Otra cuestión, muy relacionada con la anterior es: ¿ Para qué has venido hoy a esta clase? En nuestro caso como instructores es obvia la respuesta, aunque no siempre sea tan clara, pero en los alumnos es mucho más significativa. Ellos deben plantearse esta cuestión y si no lo hacen debemos hacérsela nosotros. Tienen que interiorizarla y fijar qué metas tienen a corto plazo para intentar superarlas. Esas metas deben de ser realizables y nosotros como instructores debemos de ir orientándolos hacia unos objetivos claros y potencialmente exitosos. De lo contrario se producirá una desmotivación en ellos que tendrán un efecto rebote en nosotros. Pues nuestros alumnos son el espejo en el cual nos reflejamos y vemos nuestros defectos y virtudes. 


La tercera cuestión muy unida también a la anterior es: ¿Qué nos separa de alcanzar nuestros objetivos? Unas veces pueden ser variables controlables y otras son ajenas a nosotros. Por ejemplo, << no me concentro demasiado y eso impide mi progreso >>, o << no me esfuerzo lo suficiente, no doy todo lo que puedo dar de sí>>. Eso son variables más o menos controlables, pero a veces son más difíciles de realizar: << Mi trabajo me impide entrenar lo que yo quisiera >>, << Me he roto un brazo y no puedo entrenar >>. Estas segundas variables parecen mucho más complejas de superar, pero nosotros como profesores debemos de intentar dar respuesta y solución.  Si tenemos un alumno que sabemos que por su trabajo, situación familiar, distancia en kilómetros del lugar del entrenamiento, etc. no puede venir lo que quisiera, debemos de intentar que su entrenamiento sea lo más productivo posible. Ya sea prestándole más atención, poniéndole con alumnos de más nivel o exigiéndole al máximo (dentro de sus límites). 
Ante un alumno lesionado, siempre hay que plantearle que el entrenamiento en Wing-Tsun es muy variado y que si tiene un brazo roto puede hacer Darn Chi Sao con el otro, o puede trabajar los desplazamientos, pateos, Chi Gerk, etc. Lo importante es tener realmente ganas de practicar y de ir mejorando día a día. Debemos de hacerles ver que los obstáculos están hay para superarlos y no para dejarnos estancados.


La cuarta pregunta que tanto nosotros como instructores como nuestros alumnos han de hacerse es: ¿ Estás dando lo mejor de ti? Esta pregunta es fundamental para ambos (profesor y alumno). Sin una buena motivación y entusiasmo el proceso de enseñanza-aprendizaje pierde mucho. En primer lugar, nosotros como profesores debemos de transmitir el amor por el arte y es algo que nos ha de salir por los poros. Podremos ser mejores o peores como profesores, tendremos mejor o peor didáctica, pero si disfrutamos al cien por cien con lo que hacemos ese entusiasmo lo contagiaremos a nuestros alumnos y todo será más fácil en el entrenamiento.
Esa es la clave de nuestro éxito como profesionales en  cualquier ámbito de la enseñanza, ya sea marcial o de otro tipo. 
Si estas motivado y tus alumnos también los progresos son vertiginosos. 


Ya para concluir, una última pregunta que hace referencia a la meta más lejana: ¿ En quién te quieres convertir? Esta respuesta a veces no la tenemos clara e incluso en el transcurso del camino la vamos mutando. Pero si debemos tener dos cosas claras: la constancia y la acción. Dos motores básicos de todo progreso personal. 
Debemos mirar siempre hacia delante y escuchar a aquellos que nos empujan a ser mejores cada día y no a los que nos contaminan con sus pensamientos negativos y mala aptitud hacia el progreso. 

<< Descubre tu grandeza>>

Espero que os haya gustado y gracias por leer estas líneas.



Miguel Molina Instructor TAOWS Academy Aljarafe








lunes, 5 de enero de 2015

TAOWS Academy Aljarafe y su Instructor Miguel Molina entrevistados en Cinturón Negro



En la primera edición de este año de la Mejor revista de artes marciales, Cinturón Negro, podemos encontrar una entrevista al Director del Centro TAOWS Academy Aljarafe, Miguel Molina. 
TAOWS Academy Aljarafe, situada en Bollullos de la Mitación, es la delegación oficial para la comarca de la asociación más prestigiosa de Wing-Tsun a nivel nacional.

En dicha entrevista, nuestro Director e Instructor Miguel Molina nos habla de las ventajas y novedades que TAOWS Academy ha supuesto en su progresión como artista marcial.


Es para esta humilde sede un orgullo y una gran satisfacción, que Cinturón Negro se preocupe por escuelas de Wing-Tsun que van creciendo poco a poco y con gran trabajo y dedicación.
Desde aquí, os invitamos a que todos aquellos amantes de las artes marciales en general y del Kung-Fu en particular a que vengan a nuestro centro ubicado en el Gimnasio Municipal de Bollullos de la Mitación a practicar y entrenar con nosotros los magníficos programas que Sifu Salvador ha diseñado para que cada uno de nosotros avance lo más rápido posible en este bello arte de la "Eterna Primavera"

En las imágenes de la entrevista podéis apreciar a Miguel Molina, junto a los dos instructores en formación José Antonio López Alguacil y Juan Carlos Rubio Marfil realizando distintas técnicas.

Para ver la entrevista solo pincha aquí (pag 150-151)



Si quieres entrenar de forma seria y profesional no dudes en conocernos: <<Descubre tu grandeza>>, descubre TAOWS Academy Aljarafe.



sábado, 29 de noviembre de 2014

miércoles, 12 de noviembre de 2014

IMPORTA LA PREPARACIÓN FÍSICA CUANDO REALIZAMOS UN ARTE MARCIAL



Un buen entrenamiento físico es esencial para una práctica completa de un sistema marcial, en este caso del Wing-Tsun. Al centrarse en  ejercicios funcionales, en lugar de simples ejercicios de gimnasio se puede construir un mejor cuerpo, pero lo más importante se educa la mente del guerrero.

Nuestras vidas cotidianas están llenas de movimientos naturales de pie, levantar, tirar, etc. Estos movimientos se distinguen entre los que  exigen el control de tu cuerpo y  los que requieren el control de un objeto externo. Este es exactamente igual de aplicable para el Wing-Tsun, tenemos que controlar el cuerpo del oponente y nuestro propio cuerpo, pero esto requiere un cuerpo en forma y fuerte.

La buena condición física conduce a una mayor resistencia y una  mayor capacidad de defenderse a sí mismo porque  tendremos la determinación y los requisitos  físicos para hacerlo. Puedes buscar en cualquier boxeador profesional o luchador de artes marciales mixtas y verás un atleta increíble, es palpable que ha entrenado su cuerpo para soportar el esfuerzo físico en un alto nivel de exigencia  física y acondicionamiento. Sin embargo, con un poco de esfuerzo y el entrenamiento correcto la persona puede alcanzar un alto nivel de aptitud que le permita resistir el enfrentamiento.


video




Debemos potenciar la aptitud ante la actividad física,  la fuerza y la resistencia tanto aeróbica como anaeróbica,que nos permitirá afrontar un enfrentamiento real en óptimas condiciones. Un nivel básico de condición física permite la capacidad de empujar físicamente al oponente, golpear sin cansarse, y correr rápido si es necesario. El entrenamiento en su gimnasio local, necesariamente no tiene por qué proporcionarle un alto nivel de condición física, especialmente si su atención se centra en la construcción de masa muscular no funcional.


Si probamos nuestra condición física con un grupo de personas, veremos que las dinámicas son diferentes al gimnasio porque requiere mantenerse al ritmo  del grupo. Si añadimos un elemento combativo al entrenamiento físico, se sorprenderá de lo divertido y físicamente exigente que es dicho entrenamiento físico. En Sanda Wing-Tsun Aljarafe, sede de TAOWS Academy Aljarafe, nos especializamos en el entrenamiento de la aptitud  física funcional para todos los niveles de condición física, los individuos que comienzan, los combatientes, y los atletas profesionales.

 El entrenamiento de las cualidades físicas debe implicar un grado de entrenamiento de la fuerza, del movimiento en todas sus dimensiones, y el cardio. En general, el mejor entrenamiento físico será  el que requiera movimientos funcionales que son ambivalentes y representativos del movimiento natural y  de los típicos del gimnasio. Todos estos factores son inherentes a nuestro programa de entrenamiento de artes marciales.

Los beneficios de nuestro programa de preparación física, son tanto físicos como psicológicos. Físicamente usted va a perder peso, ganar músculo funcional y ser más fuerte,  estará más en forma y será más rápido. Psicológicamente, usted ganará más confianza y autoestima a través de la rutina del esfuerzo  y esto le dará la mentalidad y la determinación en cualquier confrontación  de defensa personal o de la vida cotidiana. Pruebe una de nuestras clases físicas y podrá comprobarlo.


martes, 28 de octubre de 2014

La importancia de estar federados







Cuando comenzamos a practicar un arte marcial, en este caso Wing-Tsun llega una época del año en la que escuchamos al instructor: "Chicos y chicas hay que tramitar las licencias federativas". Y suele pasar como cuando llueve, lo escuchamos y ya está. 
Pero es una obligación por parte del instructor el estar continuamente recordándolo y haciendo saber de la importancia de tal licencia federativa. 

La licencia federativa es el documento tramitado por la FELODA y es de obligada tramitación por cualquier practicante de Wing-Tsun que realice dicho arte marcial.
Lo verdaderamente importante es que cuando tu instructor o Sifu tramita dicha licencia, te está confirmando que él y su club están reconocidos por dicha federación. Además dicha licencia lleva vinculado un seguro médico que cubre cualquier lesión producida durante la práctica del Wing-Tsun , exceptuándose los medicamentos.


Esta licencia garantiza la enseñanza oficial del Wing-Tsun, ya que para poder tramitarse ha de hacerse a través de un club, escuela o gimnasio federado, y por consiguiente, cualificado para impartir clases de este estilo marcial.

Los entrenadores y/o instructores titulados por la FELODA, han superado los cursos y exámenes necesarios para garantizar una enseñanza de máxima calidad. 

Con la licencia federativa en vigor obtienes las siguientes ventajas: 

I.- TITULACIONES OFICIALES Y HOMOLOGADAS por la FELODA

Esto implica que el tiempo invertido en aprender este Arte Marcial te será reconocido y nunca será en vano. Por lo que en un futuro próximo siempre se tiene la posibilidad de ir ascendiendo en la escala de grados y se puede llegar a ser Instructor o Maestro con las ventajas que ello conlleva. Todos los Instructores y Maestros afiliados tienen su grado reconocido por las instituciones nacionales. ¿Por qué tu no?

II.- SEGURO MÉDICO DE ACCIDENTES atendido por médicos especialistas y que sirve para una práctica segura del  WING-TSUN tanto en tu lugar de práctica como en nuestros eventos.


La práctica del Wing-Tsun es normalmente una práctica segura, pero a veces pueden ocurrir situaciones peligrosas para el Artista Marcial. Una actuación rápida y eficaz por parte de nuestro instructor y una atención especializada puede resolver satisfactoriamente lo que podría haber sido una lesión peligrosa. 

La licencia da acceso a clínicas privadas del país especializadas en traumatología en general y del deporte en particular. A todos nos gusta estar asesorados y atendidos por los MEJORES. Seguro que a ti también. 


III.- ACCESO A LOS DIFERENTES GRADOS por Maestros titulados y reconocidos por la Federación


Nuestros maestros son conscientes del esfuerzo necesario para llegar. Ellos han pasado por lo mismo antes y como puedes ver están orgullosos de ser reconocidos. Las licencias que ellos han obtenido les ha ayudado a llegar a donde están, y a pasar de grado día a día y mes a mes. Nuestros maestros son los primeros que comprometidos con el Wing-Tsun te ofrecen la licencia para que te puedas superar en el tiempo. 





IV.- ACCESO AL GRADO DE CINTURÓN NEGRO Y GRADOS SUPERIORES DE DAN A TRAVES DE LOS CORRESPONDIENTES EXÁMENES


Después de estar como mínimo un par de años federados podrás presentarte a Examen de C.N 1º Dan siempre por supuesto bajo la dirección de nuestros Instructores y Maestros Titulados. Después del 1º Dan son necesarios como mínimo dos años para el 2º Dan y así sucesivamente. 


V- SÓLO LOS PRACTICANTES DE WING-TSUN FEDERADOS PUEDEN OBTENER EL CINTURÓN NEGRO  y  ENTRENADOR NACIONAL RECONOCIDO POR LA FELODA O LO QUE ES LO MISMO POR LA INSTITUCIÓN NACIONAL.

ACEPTAR solamente aquellos clubes, escuelas o GIMNASIOS HOMOLOGADOS para impartir Wing-Tsun, es la mejor garantía para que el nuestro arte marcial, alcance las más elevadas cotas de CALIDAD y ESPECIALIZACIÓN. 

Estamos hablando de un ARTE MARCIAL  puro y auténtico, reconocido mundialmente.






Cuando 

Cuando comenzamos a practicar 
C

lunes, 27 de octubre de 2014

EL PROCESO DE ENSEÑANZA DE LAS FORMAS



Las formas o Tao Lu como se denominan en chino, en su origen significaba –y sigue significando en el chino moderno- «camino». Otras veces el ideograma Tao representaba la ley que rige la vida del hombre, su felicidad y su desgracia, sus éxitos y sus fracasos, su nacimiento y su muerte. Luego pasó a significar «método» o «procedimiento». También encontramos, desde antiguo, el término Tao en la acepción de «doctrina», «enseñanza», derivación de su empleo verbal en el sentido de decir, hablar. En las artes marciales chinas se entiende por Tao el camino o vía por la cual llegamos a conocer un determinado estilo de Kung-Fu, es un método o procedimiento por el cual el practicante puede conocer de forma sintética y sincrética el estilo que practica.

Los Taos o formas surgen por la necesidad de transmisión de los conocimientos marciales de una generación a otra.
Los Taos recogen las diversas técnicas de la defensa y del ataque; y puesto que el Kung-Fu es un arte dinámico, es decir, precisa del movimiento, son la forma más eficiente de organizar teóricamente las técnicas representativas de los diferentes sistemas de ataque y defensa. Los taos se pueden realizar individualmente, una vez que se conocen, o por grupos para aprender los movimientos y desarrollar las técnicas que lo forman.

Una función importantísima en los Taos es la de aprender la «posición» y estructura, es decir, los ángulos correctos de los bloqueos y ataques, lo que podemos llamar la bio-mecánica del estilo.



Una función importantísima en los Taos es la de aprender la bio-mecánica del arte marcial, es decir, los ángulos correctos que dan estructura al sistema. El Wing-Tsun tiene una biomecánica triangular, hecho singular puesto que el resto de estilos chinos y orientales tiene una estructura circular. Las fuerzas se transmiten a través de líneas que forman triángulos que se van conectando unos a otros y así “viajan” a lo largo del cuerpo. El alumno debe primero aprender las posturas y los grados de inclinación de cada posición de brazos con los Taos, para poco a poco irlos aplicando a las distintos ejercicios y <<drills>>, Chi-Sao, sparring y combate, finalmente. 



Cuando se practica un Tao deben tenerse en cuenta los siguientes aspectos:
  • Relajación, en el sentido del no uso de la tensión muscular, usando el cuerpo como si se tratara de un látigo y no de un bastón rígido. Esta relajación no es un “vacío”sino más bien el uso flexible de todo el cuerpo, de forma que de cara al combate permita la proyección de cualquier defensa.
  • Coordinación o equilibrio, que permiten la fluidez de movimientos, la absorción de un ataque y aumentar la proyección del propio ataque.
  • Velocidad, consecuencia de los dos aspectos anteriores. La rapidez se consigue relajando los músculos y coordinando los movimientos. Al principio la realización de los Taos son lentos pero continuos, pero una vez que ya se conocen los movimientos pueden hacerse a gran velocidad.
  • Concentración. Se necesita la mente para sentir y dirigir los movimientos, de manera que cuando se combata, nuestro consciente y subconsciente tenga la misma actitud que cuando realizamos un Tao y de tal forma que nada escape a la atención del practicante.




El alumno que se dispone a aprender una forma pasa por una serie de fases:
  1. La fase cognitiva, en la cual debe comprender la tarea a realizar y va adquiriendo un abanico amplio de esquemas motrices variados.
  2. La fase asociativa, un periodo mucho más largo en el que los movimientos son más refinados y parecidos a la verdadera técnica. Durante esta fase, el alumno pone en práctica la técnica para alcanzar su dominio. Durante esta fase el alumno pasa de principiante a nivel avanzado.
  3. Fase autónoma, en la cual el alumno es capaz de poner en práctica la técnica a la perfección, de manera inconsciente. La forma se ha practicado hasta el punto de convertirse en un hábito.
El progreso desde la fase inicial hasta la autónoma requiere un cúmulo de práctica y un periodo de tiempo que dependen de las cualidades físicas y mentales del alumno, la situación de aprendizaje y la complejidad de la propia tarea.
Hay que facilitar el aprendizaje de las tareas que se plantean para el desarrollo de la forma. Para ello, debemos de tener en cuenta una serie de premisas:
  • No presentar más de una tarea por explicación, pues el alumno pierde la concentración y por consiguiente realizará la primera de forma incorrecta.
  • Debemos de conocer a la persona a la que se le está explicando, para tener en cuenta sus posibilidades y limitaciones.

  • La tarea debe ser asequible, y la dificultad se aumenta paulatinamente. Si nos excedemos en la dificultad el alumno se frustra y pierde el interés.
  • La tarea debe favorecer la motricidad global y autónoma, sobre todo al principio.
  • Debemos de obtener información a través del juego.

Cuando todo practicante, sea adulto o infantil, entra en un Kwoon o escuela tradicionl de Wing-Chun lo primero que se le enseña es la primera posición o caballo llamada Yee Gee Kim Yeung Ma , traducida como “posición de abducción del número dos”. Pieza fundamental o cimiento sin el cual el resto del estilo no tiene sentido porque a partir de esta posición todas las demás derivan y sin cimientos sólidos las enseñanzas posteriores se desmoronan.
Primero, se enseña de manera global cuál es la secuencia correcta para la realización de la postura. La forma más óptima es con la ayuda de un espejo, repitiendo varias veces el instructor la secuencia y copiándola los alumnos. Una vez que más o menos se conoce la secuencia se pasa a la realización de la misma pero alumno por alumno, para corregir los errores más comunes y graves.
En el Wing-Chun tradicional se divide la forma en tres secciones y cada una busca una intención o destreza a desarrollar.
Sección 1: Gung Lik . Esta primera sección es practicada muy lentamente, tanto que en practicantes avanzados puede durar unos veinte minutos. Y en ella se realiza el Gung Lik o energía del codo. Es decir, en todos y cada uno de los movimientos es el codo el que inicia el movimiento y el que ayuda al resto del brazo a angular correctamente. Las destrezas que se trabajan son la relajación, la posición del codo y su energía, la postura corporal, la estructura y la respiración correcta. Los movimientos han de ser continuos, los brazos relajados para sentir y apreciar la función de cada músculo implicado en el movimiento. Su práctica incrementa el equilibrio, la concentración y los niveles de estamina.
Sección 2: Fa Ging. La segunda sección trabaja el uso fuerte y concentrado de energía llamado Fa Ging, y se consigue mediante la relajación del brazo hasta justo antes de ponerse en contacto con el oponente, usando contracciones explosivas musculares y tensando los músculos con la estructura ósea correcta. Cada movimiento en la segunda sección incorpora Fa Ging y de inmediato, la relajación después de su aplicación. Una vez más, no hay aplicaciones directas de la segunda sección, a pesar de que esta energía se aplica en todas los golpes de Wing-Chun y en técnicas de defensa.

Sección 3: Muestra en conjunto con todos los movimientos individuales que se enseñan en las dos secciones anteriores, y los combina para definir las herramientas manuales básicas, su estructura, posición, la energía y los ángulos a través de los que circula el movimiento. Esta sección si está más encaminada a la defensa y enseña tácticas propias del estilo, como la economía de movimiento, el codo inamovible y la defensa y ataque simultáneo.